Productos locales, ecológicos y responsables.



contadores de visitas

Arquitectura, patrimonio y honestidad.

Valor del producto

$1 Pesos

Artículos disponibles: 1

Apoya este proyecto y obtén una compra anticipada con incentivos
Puedes apoyar este proyecto con $5.000 pesos.

Apoya este proyecto
Puedes apoyar este proyecto con $10.000 pesos.

Apoya este proyecto
Puedes apoyar este proyecto con $15.000 pesos.

Apoya este proyecto
Puedes apoyar este proyecto con $30.000 pesos.

Apoya este proyecto
Puedes apoyar este proyecto con $60.000 pesos.

Apoya este proyecto
Puedes apoyar este proyecto con $500.000 pesos.

Apoya este proyecto
Puedes apoyar este proyecto con $1'000.000 pesos.

Arquitectura, patrimonio y honestidad.

Sólo los borrachos, los niños y los locos dicen la verdad,  yo le agregaría: 


la arquitectura cuenta la realidad de los pueblos y su historia. 


En Eupalinos o el arquitecto, Paul Valeri dijo: 


sólo las edificaciones, aquellas que aprendan a bailar


 son dignos monumentos que pueden quedarse en la ciudad. 


Sin duda se refería a los monumentos. 


 


Las ciudades se encuentran en permanente reconstrucción y edificación. Todos los días se desplazan materiales y ladrillos, se construyen edificios, mas, solamente aquellos únicos, esos edificios especiales sobreviven a los años y batallas de la ciudad. La arquitectura nos narra la historia sin piedad, sin vicios, sin mentiras ni cuentos, allí radica su belleza: la verdadera historia, la que dejó la física del tiempo y la memoria histórica. Los vestigios de los hechos ocurridos en la ciudad con sus fisuras, arcos, torres y fachadas. 


Recorrer los patios y zaguanes de las casas coloniales de Cartago y Buga; el Coliseo Romano nos permite conocer de primera mano las glorias de los emperadores y sus arcos de triunfos; los patios andaluces nos susurran al oído la esencia de una cultura que le rindió culto al agua y los jardines; las montañas andinas nos cuentan ellas solas la magia del espacio abierto: la cancha. Unión de los elementos que traduce el amor de las cuatro latitudes. 


Pese a que la historia, la literatura y la filosofía son grises y tienen matices, la arquitectura es como la matemática, es precisa, exacta, inmutable. Los monumentos se pueden medir, palpar, recorrer, preservar o demoler. Todo es cuestión de la decisión colectiva de los ciudadanos hacer la obra de un curador de arte: 


¿Cuáles son los monumentos dignos de quedarse adornando nuestra ciudad?


Somos los ciudadanos y la comunidad los llamados a re escribir nuestra propia historia y en ese mismo orden de ideas seleccionar los monumentos que adornan nuestras plazas. Es deber nuestro hacer una reflexión profunda acerca de la historia para entender aquellas posiciones que interpretan lo vivido por todos. 


Hoy es un día para reflexionar y poner en su pedestal  a todos y todas aquellas que han jugado un papel preponderante en nuestra sociedad.


¡Feliz lunes!


Felipe Velásquez 


Arquitecto



Para hacer un pedido de Arquitectura, patrimonio y honestidad. escribe al siguiente whatsapp o comunícate por facebook


Asistencia por wp

También te podría interesar:


¿Quieres una casa sostenible? Dále click a la siguiente imagen:

Flyer de Arquitecto
1

Comparte esta publicación y empecemos a construir entre todos el mundo que queremos tener