Productos locales, ecológicos y responsables.



contadores de visitas

Patrimonio cultural y arquitectónico en el Valle del Cauca

Valor del producto

$1 Pesos

Artículos disponibles: 1

Apoya este proyecto y obtén una compra anticipada con incentivos
Puedes apoyar este proyecto con $5.000 pesos.

Apoya este proyecto
Puedes apoyar este proyecto con $10.000 pesos.

Apoya este proyecto
Puedes apoyar este proyecto con $15.000 pesos.

Apoya este proyecto
Puedes apoyar este proyecto con $30.000 pesos.

Apoya este proyecto
Puedes apoyar este proyecto con $60.000 pesos.

Apoya este proyecto
Puedes apoyar este proyecto con $500.000 pesos.

Apoya este proyecto
Puedes apoyar este proyecto con $1'000.000 pesos.

Patrimonio cultural y arquitectónico en el Valle del Cauca



Varias razones por las que considero la arquitectura Vallecaucana un estilo propio:



La mezcla es una característica afín en muchas obras arquitectónicas.


La unión de elementos aporta valor y significado adicionales. El estilo Vallecaucano es más que lo Indígena, lo Africano y lo Español cada uno independiente.


Porque existe todavía una gran cantidad de elementos patrimoniales por valorar.


El patrimonio cultural, arquitectónico e histórico del Valle del Cauca necesita ser visto con ojos diferentes para entenderlo, desde el punto de vista de la historia del arte occidental.


Detrás de toda obra de arte Latinoamericana hay un componente formal, puede verse e interpretarse a simple vista, pero a su vez hay un componente inmaterial que requiere ser observado desde otra óptica. No se podría juzgar el valor arquitectónico y estilístico de la Ermita de Cali y del Palacio rosa sin valorar una serie de elementos de fondo que sí configuran una creación y un estilo único de hacer las cosas. Algunos lo llaman chabacanería o atentado contra los estilos, considero que podemos llamarlo estilo también. Es decir, la chabacanería en sí misma es ya un estilo, respaldado por la historia.


Cuando uno se sienta a hablar con un salsero de la vieja guardia, al salsero no le da igual ponerse los zapatos de color bien brillantes que ponerse unos tenis de la marca converse. Eso ya de por sí denota un estilo. La pinta para el Caleño es importante. El hecho de usar los colores y las formas de una manera un poco irresponsable, a priori, no significa que en el fondo no haya allí una interpretación. Por tanto me remonto a la historia y quisiera resaltar los hechos que llevan a los estilos arquitectónicos a los que puedan pertenecer el Palacio rosa, y la Ermita; la huella de violencia marca un estilo con una apropiación particular. La unión indiscriminada de elementos de diferentes partes del mundo sí nos caracteriza. Si esa unión de elementos hubiera sido prestada o copiada de afuera consideraría que no hay creación, pero todo lo contrario, esta apropiación nos ha costado mucho desde el punto de vista histórico. Esto a su vez le agrega valor.


Los colores apropiados del Art Nouveau en el palacio rosa, son influencias del Americanismo del que formamos parte evidentemente. Por otro lado los colores y los ritmos son apropiados también de nuestros orígenes Africanos. No hemos copiado ni importado la moda africana en Cali, son parte de nuestro patrimonio y pertenecemos a ella porque de hecho nuestra historia así lo indica. Tampoco importamos ni copiamos indiscriminadamente el Gótico moderno de la Ermita, la conquista de los Españoles nos hace herederos de los estilos constructivos de Europa, incluso cuando todavía no se había descubierto América, en el Medioevo.


En este sentido considero esta mezcla o apropiación estilística, alegre, a su vez, podría configurarse una tendencia o en un estilo arquitectónico que nos diferencia.


Quisiera concluir esta visión contrastando con la de muchos historiadores o expertos del patrimonio en donde hay un demérito de los estilos arquitectónicos y del patrimonio vallecaucano. La mezcla nos caracteriza no sólo por el resultado final de las obras de arte y arquitectura también por nuestra historia. Cuando un continente vive tantos derramamientos de sangre podría decirse que la historia y este estilo de construcción no está saldado solamente con esta nueva interpretación, sino también con el derramamiento de grandes cantidades de sangre. Resiliencia. Sólo cuando un pueblo resiste tantos golpes, este patrimonio se vuelve valioso porque es la sangre y los golpes mismos los que le dan un valor arquitectónico, patrimonial y cultural. Si 20 millones de muertes en nuestra historia antigua y 250.000 muertes en nuestra historia reciente, no son suficientes para resaltar que la mezcla ha sido en sí misma un estilo propio de construir y hacer país, no sabría a ciencia cierta de qué otra forma destacar el producto de esta mezcla; eso somos. Para ponerlo en otras palabras y en otro contexto: si toda esta enorme cantidad de muertos que dejó la conquista, la esclavitud antigua, la esclavitud moderna, la violencia y el postconflicto no son suficientes para valorar la arquitectura producto de esta historia, ¿Qué otros argumentos podrían volverla monumentos? ¿Si la violencia de la esclavitud no es suficiente para garantizar que el swing al caminar, los zapatos de charol y la camisa chabacana al son de la salsa, son un estilo producto del dolor, entonces a qué se le podría llamar estilo? ¿Si producto de toda esta historia no podríamos decir que el palacio rosa de Cali es un estilo propio de Art Noveau, entonces que sería estilo? ¿Si en América tuvimos en el siglo XVI la misma cantidad de muertos que tuvo Europa en la peste negra, no podríamos decir con toda dignidad que tenemos el derecho de usar el estilo gótico en nuestra interpretación histórica personal?


En este sentido lo que quisiera que dejara este texto como reflexión es que sí considero que la historia y la violencia son elementos que tendrían que destacar que en la mezcla de nuestra historia del arte y la arquitectura hay una creación particular que nos podría evidenciar un estilo.

En el siguiente video podemos ver un ejemplo de arquitectura con estilo Vallecaucano:


Por último quisiera terminar diciendo: ¿Por que nos gusta y nos destaca el sancocho y la empanada? Por que son productos gastronómicos que evidencian estos pasos de la historia que además nos recuerdan el sufrimiento que llevó a poder producir y degustar estos ricos manjares.


¡Yo a todo esto lo llamaría estilo Vallecaucano!


Felipe Velásquez




Para hacer un pedido de Patrimonio cultural y arquitectónico en el Valle del Cauca escribe al siguiente whatsapp o comunícate por facebook


Asistencia por wp

También te podría interesar:


¿Quieres una casa sostenible? Dále click a la siguiente imagen:

Flyer de Arquitecto
1

Comparte esta publicación y empecemos a construir entre todos el mundo que queremos tener